Resumen

Con alrededor de 150 millones de nuevos suscriptores de internet móvil estimados para el año 2020, casi un 50% más que en 2015, el ecosistema móvil de América Latina y el Caribe está generando nuevas oportunidades para el crecimiento económico, la innovación y un entorno próspero para estimular el surgimiento de start-ups locales.

RESUMEN DE LA INDUSTRIA

La cantidad total de suscriptores únicos de la región continuará creciendo de manera firme hasta el año 2020, sumando más de 100 millones de suscriptores únicos adicionales. Durante los años que restan en este decenio, Latinoamérica crecerá más rápido que otras regiones del mundo, a excepción de África subsahariana. Se espera que el incremento anual de suscriptores entre 2015 y 2020 sea del 4,8%, superior al promedio global del 4%. La adopción de smartphones se ha disparado en los últimos años, pasando de menos del 15% de las conexiones en 2012 a poco más del 50% a mediados de 2016 y se espera que esta tasa de crecimiento se mantenga constante. Para fines de la presente década, la región registrará cerca de 260 millones de conexiones de smartphones más que al final del año 2015. Del total de conexiones, alrededor del 72% corresponderá a un smartphone para el año 2020. La expansión de la cobertura 4G se está acelerando. A mediados del año 2016, casi el 60% de la población latinoamericana estaba cubierta y se espera que llegue al 80% para el 2017. Esta tendencia, sumada a la creciente cantidad de smartphones, impulsará la migración a los servicios 4G, cuya adopción se prevé que representará casi el 40% del total de conexiones para el año 2020.

LOS SERVICIOS MÓVILES COMO PLATAFORMA PARA LA INNOVACIÓN EN LA REGIÓN

En el año 2015, las tecnologías y los servicios móviles generaron el 5% del PIB de la región latinoamericana, un aporte que representó alrededor de USD 250.000 millones en valor económico y que se elevará a más de USD 315.000 millones (5,5% del PIB) para el año 2020. El ecosistema móvil produjo aproximadamente 1,9 millones de empleos durante ese mismo año. Esta cifra incluye los puestos de trabajo creados en forma directa por el ecosistema y los originados en forma indirecta por la actividad económica producida por el sector. Asimismo, el ecosistema móvil es una fuente sustancial de financiamiento para el sector público a través de un aporte de alrededor de USD 40.000 millones en 2015 en concepto de tributación general. Por otra parte, se recaudaron alrededor de USD 450 millones en forma de ingresos públicos a través de las licitaciones de espectro tan solo en el año 2015.

EL PAPEL DE LOS SERVICIOS MÓVILES FRENTE A LOS DESAFÍOS SOCIALES

El crecimiento del ecosistema móvil en América Latina y el Caribe está generando nuevas oportunidades, especialmente para las pequeñas y medianas empresas locales (start-ups) que pueden aprovechar el incremento de la conectividad para desarrollar contenidos, aplicaciones y soluciones que agreguen valor en nuevas áreas. La región registra una de las tasas de uso de redes sociales más elevadas del mundo, el cual se lleva a cabo, en su mayor parte, a través de la conectividad móvil. Una reciente encuesta global que incluyó a 30 países halló que la región albergaba tres de los cinco mercados de mayor uso de redes sociales. La región de América Latina y el Caribe registró un acelerado incremento en el número de suscriptores de internet móvil en los últimos años; con más de 300 millones de personas suscritas a los servicios de internet móvil. A medida que aumenta la importancia del acceso y la participación en los servicios digitales, esta cifra continuará en franco ascenso hasta alcanzar los casi 450 millones hacia el año 2020. Para ese momento, dos tercios de la población estará conectada, aunque este nivel todavía se encontrará muy por debajo del promedio de los mercados desarrollados. De cualquier manera, se estima que más de 200 millones de personas en toda la región seguirán todavía excluidas de los servicios digitales, sin poder gozar de los beneficios socioeconómicos que el internet móvil trae aparejados.

ELIMINACIÓN DE BARRERAS MEDIANTE POLÍTICAS NUEVAS Y DESREGULACIÓN

La eliminación de las barreras al despliegue de infraestructura y a las inversiones es un factor que podría facilitar el futuro crecimiento de la industria móvil en la región de América Latina. Esto exige una modernización exhaustiva del marco legal vigente, el cual deberá tener en cuenta la naturaleza global, digital y altamente competitiva de estos mercados. Los hacedores de políticas deben revisar y renovar su enfoque, descartando la regulación innecesaria del pasado y creando un campo de juego justo en el que todos los actores puedan competir en igualdad de condiciones. Este aspecto tiene particular relevancia a la luz del surgimiento de nuevas áreas de negocio, como el Internet de las Cosas, y los importantes retos presentados por temas como la seguridad, la privacidad y la protección al consumidor que trae este nuevo contexto convergente.